Nuestra pasión

 

La Magdalena es, desde hace más de treinta años, nuestra pasión;

la de nuestros padres que ahí sembraron, la de quienes con nosotros trabajan el campo.

 

Es un contrapunto a la vorágine de la ciudad, lugar donde se encuentra el equilibrio.

 

Lo que hacemos ahí nos nutre, nos mantiene sanos.

 

Lo que aquí ofrecemos, cosecha y hechuras,

es nuestra forma de compartir contigo este gozo por la vida

y la esencia de un lugar maravilloso.